trumpNueva York, Estados Unidos (09 noviembre 2016).- En una histórica jornada, los estadounidenses dieron ayer la sorpresa y pusieron a temblar a mercados y Gobiernos alrededor del mundo.

El magnate republicano Donald Trump fue elegido como el próximo Presidente de Estados Unidos.

Contra todas las proyecciones, que daban ventaja a la demócrata Hillary Clinton, Trump superó la cifra mágica de 270 votos del Colegio Electoral al ganar la elección presidencial no sólo en los Estados decisivos y más disputados, como Florida y Pennsylvania, sino en varios bastiones demócratas, como Wisconsin.

Apoyado en el voto de la mayoría anglosajona -63 por ciento de los hombres y 53 por ciento de las mujeres-, Trump arrasó con un discurso populista y contrario al libre comercio.

Hasta las 2:40 horas de hoy, The New York Times daba al republicano 279 votos electorales, contra 218 de Clinton.

El Partido Republicano también tendrá la mayoría en ambas Cámaras del Congreso.

“Este shock sugiere dos asuntos históricos: uno, la clase trabajadora blanca del Medio Oeste ya no está dispuesta a ser despreciada”, advirtió Jefferson Cowie, uno de los principales historiadores económicos de Estados Unidos en la Universidad de Vanderbilt.

“Y dos, que esa misma gente fue capaz de votar por un candidato que abiertamente culpa a los inmigrantes y las minorías por sus problemas”.

Con la promesa de construcción de un muro fronterizo con México y la deportación de más de 11 millones de indocumentados, Trump, de 70 años, concluyó así una campaña que inició en junio del 2015 calificando a los inmigrantes mexicanos como criminales y violadores.

Clinton, de 69 años, llamó en las primeras horas de hoy a Trump aceptando su derrota en privado, aunque no lo hizo públicamente.

“Lo nuestro no era una campaña, era un gran movimiento”, festejó Trump esta madrugada en un breve discurso conciliador desde el hotel Hilton de Manhattan.

“Esto de la política es sucio y duro”, admitió.

Con el Peso sufriendo una caída sin precedentes en 20 años, Trump es desde anoche un enorme reto para el Gobierno mexicano tanto por su discurso en contra del TLC como por su promesa de levantar un muro y deportar a migrantes.

Fuente: Grupo Reforma.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.